Paradigma Educativo-Político Nuevo
Paradigma Educativo-Político Nuevo

La Escuela desarrolla un paradigma educativo-político nuevo que:

1º Enfatiza en la actividad -en la práctica- de la planificación, sin abandonar la reflexión teórica que se realiza a partir de y regresa a la práctica.

2º La actividad de planificar, por lo tanto, se aprende practicándola y reflexionando tanto en el proceso de cada proyecto como sobre su producto=el plan.

3º Al practicar la actividad se la va configurando, sabiendo que es siempre singular, haciendo de cada proyecto de planificación pública un caso único.

4º Educar en y sobre la planificación se hace centrando la docencia en los estudiantes, más que en los profesores, y se lo realiza involucrándolos en proyectos desde el principio, donde cada uno tiene que interpretar y criticar la realidad (presente y futura) de la situación considerada, en un espacio y tiempo determinados, proponiendo determinadas soluciones transformadoras.

Por lo tanto, la escuela plantea incorporar en todas las situaciones docentes los procesos de la planificación como eventos dinámicos, dialécticos, bajo presión e incertidumbre; enseñando y aprendiendo que, no sólo se implican al responsabilizarse individual y colectivamente, sino que el compromiso es múltiple.

Así, se pretende que todos aprendamos a asumir conscientemente los inevitables riesgos que todo proyecto de planificación involucra, y hacerlo del modo más responsable, transparente, democrática y provisoriamente posibles. Desde el punto de vista educativo, esto se realiza afrontando problemas y conflictos socio-político-económicos concretos en los ‘Talleres de Proyectos de Planificación’.

En resumen: la Escuela, más que un ‘campo de conocimiento’ de una disciplina o una profesión universitaria, es un espacio de educación gubernamental para actuar, para guiar y accionar, para prever deliberada y conscientemente el futuro y para aprender todo esto interactuando respetuosa y dinámicamente con los otros (incluyendo las comunidades y el ambiente).

Además de educar a los líderes de los Consejos Comunales y de otras formas y niveles de organización social, la Escuela también asume la educación de los funcionarios, directivos y administradores de las instituciones del Estado que están involucrados o se tendrán que involucrar con proyectos de planificación. Una imperiosa razón adicional para esto es que desde 2006 los presupuestos de la Nación se hacen basados en ‘proyectos‘ (‘presupuesto por proyectos’), en vez de en ‘programas‘ (presupuesto por programas). Tenemos que lograr a corto plazo equipos de profesionales, técnicos superiores y ciudadanos organizados (actuando en los Consejos Estadales, Locales y Comunales de Planificación) que estén bien estructurados entre si, equipados, preparados y conscientes de sus responsabilidades en la formulación de sus respectivos proyectos. Por lo tanto, que estén objetiva y subjetivamente capacitados para asumir las nuevas y renovadas funciones de jefatura y control público del proceso complejo y a veces muy complicado del cambio estructural formulado en la Constitución Bolivariana.